Sabiduría universal

No existe una receta ni una garantía de felicidad en términos espirituales, en especial si nos llega como promesa desde el exterior.

El alma humana debe ser explorada por cada quién, a su propio ritmo y a su propia manera. El alma aprende fuera de los tiempos lineales.

Los sabios de todos los tiempos siempre nos han dado inspiración y sosiego, pues parecen sostener con maestría las pistas que nos insinúa la vida a cada uno de nosotros y que a menudo nos pasan desapercibidas, o no sabemos como nombrar. De modo parecido el arte, la música, la poesía, el lenguaje corporal, la observación de la naturaleza o el mero hecho de detenerse ante las cosas sin expresar juicio, nos hace experimentar algo similar.

¿Existe un conocimiento profundo y común que se puede hallar dentro de cada hombre/mujer en particular? Esta es una pregunta siempre abierta.

Los preceptos que hoy os presento, conocidos como las 7 leyes universales de la consciencia, quizás más afines a la física cuántica y a la moral que a cualquier otra ciencia, pueden servirnos de inspiración para reflexionar sobre nosotros mismos y tal vez, de modo pragmático, nos permitan profundizar en alguna área de nuestra vida.

 

1. La Ley del Mentalismo

Todo lo que vemos, lo que experimentamos en nuestro cuerpo físico y lo que percibimos a través de nuestros sentidos, tiene su origen en el mundo invisible de la mente.

2. La Ley de Correspondencia

Hay una correspondencia total entre los tres planos: el físico, el mental y el espiritual. La Ley de Correspondencia nos hace posible acceder de lo conocido a lo desconocido mediante el uso de la razón.

3. La Ley de la Vibración

La ciencia ha confirmado en el siglo XX que el mundo físico es al mismo tiempo materia y vibración. Cada cuerpo emite energía que vibra en distintas frecuencias y podemos controlar nuestras vibraciones mentales mediante nuestra voluntad, es decir, mediante el poder del pensamiento.

4. La Ley de la Polaridad

Esta Ley implica que absolutamente todo tiene dos caras. Incluso aquellas cosas que aparecen ante nosotros como contrarios son en realidad dos extremos de la misma cosa en distintos niveles de vibración.

Dentro de esta ley, podríamos incluir el género, pues todo está basado en principios masculinos y femeninos que se manifiestan en lo que nos rodea, no solamente en las personas y seres vivos, sino en minerales, plantas, electrones, polos magnéticos, etc. En toda mujer laten cualidades de un hombre, y en cada hombre las de una mujer.

Los extremos se unen; todas las verdades son también medias verdades.

5. La Ley del Ritmo

Todo fluye, hacia dentro y hacia afuera; todo asciende y cae; la medida de la oscilación hacia la izquierda se compensa con la oscilación hacia la derecha. Cuando algo llega a un punto de culminación después oscila en sentido contrario hasta que se completa. Posteriormente el proceso comienza de nuevo y se repite.

6. La Ley de la Causa y Efecto

Toda causa tiene su efecto, y todo efecto tiene su causa. Esta es la esencia del poder de la mente y del subconsciente. Cada uno de nuestros pensamientos, palabras o acciones provocan un efecto de movimiento que se materializará con el tiempo.

7. La Ley de la Atracción

La Ley de la Atracción rige todas las otras Leyes Universales, es el nexo de unión que afirma que de forma inconsciente atraemos en nuestra vida a personas y situaciones que están en armonía con nuestros pensamientos dominantes, como si fuéramos un imán cargado de electricidad.

 

  • Estas 7 leyes son conocidas por su difusión en un tratado denominado El Kybalión, un estudio sobre filosofía del antiguo Egipto y Grecia.