Pensamientos irracionales

A TRAVÉS DE LAS CREENCIAS CREAMOS MAPAS MENTALES. UNA MENTE SIN CREENCIAS SERÍA COMO UN CUERPO ENMEDIO DEL ESPACIO INFINITO FLOTANDO A LA DERIVA, SIN LÍMITES. LAS CREENCIAS NOS DAN ASIDEROS PARA EXPLICARNOS LAS COSAS Y MANTENER LA CORDURA.

Las creencias nos permiten ubicarnos y organizar nuestras vidas además otorgarles un sentido. Si no tuvieramos ningún tipo de creencia no podríamos autoregularnos y estaríamos constantemente en estados cercanos a la locura.

Pero por otro lado, las creencias también pueden ser marcos inflexibles que distorsionan la realidad contaminando el valor que ésta tiene.

Las creencias son algo así como “verdades garantizadas” cosas en las que creemos en nuestro interior de forma estable y con las que sentenciamos el mundo y las situaciones (internas/externas) que vivimos. Las reconocemos porque tienen apariencia de verdades absolutas, parecen indiscutibles, definitivas.

Siguiendo el crédito de nuestras creencias, se forman los pensamientos que nos permiten gestionar y hacer frente al conflicto en las distintas situaciones de la vida en que nos encontramos. ¿Pero qué sucede cuando automatizamos los pensamientos?

PENSAMIENTOS AUTOMÁTICOS

Las creencias tienden a generar pensamientos automáticos:

  • La acumulación de viviencias lleva a la persona a sacar conclusiones en forma de creencias indiscutibles.
  • Una vivencia de alto impacto emocional es suficiente para que la persona saque conclusiones en formato de creencia indiscutible.
  • La generalización puede darse sobre relaciones causales, determinadas o incluso sobre los límites y consecuencias en relación a otras personas.

PENSAMIENTOS IRRACIONALES O DISTORSIONADOS

Dentro de los pensamientos automáticos, encontramos los pensamientos irracionales o distorsionados. Llamamos así a todos aquellos pensamientos que surgen mecánicamente, sin cuestionarlos y que tienen un carácter dogmático, absolutista y no verificable. Son pensamientos irracionales todos aquellos que impiden o dificultan la consecución de objetivos realistas y que no pueden ser relamente verificados como verdades absolutas.

Generalmente nos llevan a tomar los detalles negativos y a magnificarlos mientras que no se filtran los aspectos positivos de la situación, y por lo tanto, éstos últimos no se tienen en cuenta. Lo que obtenemos de ello es que los temores, carencias e irritaciones se exageran y llenan la conciencia con exclusión de todo lo demás.

Una respuesta racional, independientemente de si es automática o no, es aquella que posibilita que las personas puedan lograr sus metas y tienen siempre una naturaleza flexible, lógica y modificable.

TIPOS DE PENSAMIENTOS IRRACIONALES

Fatalismo: los detalles negativos se magnifican mientras que no se tienen en cuenta los aspectos positivos de la situación.
Palabras clave: terrible, tremendo, horroroso, no puedo resistirlo

Pensamiento polarizado: blanco o negro, bueno o malo. La persona ha de ser perfecta o es una fracasada. No existe término medio. Ejemplo: Realmente, pocas personas de aquí parecen más listas que yo

Sobregeneralización: Se extrae una conclusión general de un simple incidente o parte de la evidencia. Si ocurre algo malo en una ocasión esperará que ocurra una y otra vez.
Palabras clave: todo, nunca, nadie, siempre, todos y ninguno. Ejemplo: desde lo de Sebas no he vuelto a confiar en un pelirrojo.

Interpretación del pensamiento: Sin mediar palabra, la persona sabe qué sienten los demás y por qué se comportan de la forma en que lo hacen. En concreto, es capaz de adivinar qué sienten los demás respecto a ella. Ejemplo: él piensa que soy un estúpido, está conmigo por mi dinero, ella tiene miedo a expresar su afecto, se ha ido porque le caigo mal

Visión catastrófica: Se espera el desastre. La persona se entera o escucha un problema y empieza a plantearse dudas ansiosas sobre lo que pasará a continuación o en el futuro. Esas preguntas de lo que todavía no puede comprovar, le generan más ansiedad y miedo a vivir. Suelen ser pensamientos que empiezan con estas palabras clave: “Y si”. Ejemplo: ¿Y si estallara la tragedia?, ¿Y si me sucede a mi?, tengo dolor de cabeza y eso indica un tumor cerebral; el pulso acelerado indica un infarto cardíaco

Personalización: La persona que los sufre cree que todo lo que la gente hace o dice es alguna forma de reacción hacia ella. También se compara con los demás, intentando determinar quién es más elegante, tiene mejor aspecto… Ejemplo: Baila mejor que yo, …no soy tan divertido como el resto del grupo, …ella es mucho más segura que yo, lo hace para molestarme

Falacias de control: a) Si se siente externamente controlado (impotente), se ve así mismo desamparado, como una víctima del destino. b) Si la falacia de control es interna convierte a la persona en responsable del sufrimiento o de la felicidad de aquellos que le rodean (omnipotente). Ejemplo: a) si no organizo yo mi casa, será un desastre. Si no hago yo la comida, nadie la hará. Me siento deprimido, la vida no tiene sentido. b) María tiene dolor y debo hacer algo para solucionarlo

Falacia de la justicia: La persona está resentida porque juzga a los demás a partir de normas que ella misma ha establecido de lo que es justo y lo que no, por lo que todo aquello considerado injusto es lo que no coincide con sus opiniones o deseos. Esto nos inmoviliza inmovilizado en un punto de vista y nos hace sentir siempre en guerra o enfadados con el otro. Ejemplo: si me quisiera no me diría que no, si él realmente me quisiera volvería temprano a casa

Culpabilidad: La persona mantiene que los demás son los responsables de su sufrimiento, o toma el punto de vista opuesto y se culpa a sí mismo de todos los problemas ajenos. Ejemplo: Mi hijo tiene la culpa de que mi marido y yo nos separemos, mi hijo se comporta así porque no he sido una buena madre

Debería: La persona posee una lista de normas rígidas sobre cómo deberían actuar tanto ella como los demás. Las personas que transgreden estas normas le enojan y también se siente culpable si las viola ella misma. Palabras clave: Debería, tendría, habría… Ejemplo: mi marido debería querer llevarme a reuniones sociales y, en ellas, él debería ser más sociable y conversador. Si él no hace eso es porque es un egoísta que solo piensa en sí mismo.

Razonamiento emocional: Cree que lo que siente tendría que ser verdadero, automáticamente. Si siente como estúpida y aburrida una cosa, entonces debe ser estúpida y aburrida sin tener en cuenta otras perspectivas o contextos. Creerse que el pensamiento emocional es siempre es válido es como creer todo lo que dicen las propagandas de la TV. Ejemplo: si me siento tonto, es porque soy tonto. Si me siento culpable es porque verdaderamente he hecho algo mal

Falacia de cambio: Una persona espera que los demás cambien para seguirle. Se cree que es más fácil cambiar a las otras personas para que se adapten a uno que modificarse uno mismo para adaptarse al entorno. Las estrategias para cambiar a los otros incluyen echarles la culpa, exigirles, ocultarles cosas y negociar. El resultado habitual es que la otra persona se sienta atacada constantemente y no cambie en absoluto. Necesita cambiar a la gente porque sus esperanzas de felicidad parecen depender enteramente de ello. Ejemplo: si me dieras más besos, yo sería más feliz

Etiquetas globales: Se generalizan una o dos cualidades de un juicio negativo global.  Muchas de nuestras etiquetas las hemos cogido de nuestros familiares, amigos y nosotros mismo a ls largo de la vida, y no las hemos cuestionado, puesto en duda. Nos las hemos creído, y como nos las creemos, actuamos como se espera de nosotros. Además, utilizamos como excusa para no hacer el esfuerzo de cambiar. Ejemplo: Es que soy así, soy tímida. Juan no me prestó el lápiz porque es un egoísta. Berta no se río el otro día en la cafetería porque es una aburrida.

Tener razón: Continuamente está en un proceso para probar que sus opiniones y acciones son correctas. Es imposible equivocarse y se hará cualquier cosa para demostrar que se tiene razón. Ejemplo: te lo dije, ¿Ves?, eso no es sí, sólo se puede hacer así.

Falacia de recompensa divina: Espera cobrar algún día todo el sacrificio y abnegación, como si hubiera alguien que llevara las cuentas. Se resiente cuando se comprueba que la recompensa no llega. Ejemplo: me sacrifico trabajando para que mi familia tenga lo mejor y mira como me lo agradecen

 

AUTORREFLEXIÓN

Terminamos este post con unas breves preguntas de autoreflexión que te ayudarán a conocerte un poco mejor:

1- ¿Has observado alguna vez alguna de estas distorsiones en alguien conocido?

2- ¿Reconoces alguna de estas distorsiones en ti?

3- ¿De qué forma crees que podría una persona moficiar una de estas distorsiones? Elige una y pon un ejemplo a modo de ejercicio.